Normativa Alérgenos

Cómo montar una pastelería paso a paso

BLOG DE MANIPULADOR DE ALIMENTOS Cómo montar una pastelería paso a paso 27 de diciembre de 2017
 

Un tipo de negocio que no pasa de moda es el de las pastelerías. Pueden haber aparecido franquicias especializadas, pero la clásica pastelería tradicional sigue manteniendo una importante cuota de mercado. A estas se le unen nuevos establecimientos que ofrecen productos más novedosos, como tartas de sabores diferentes o los cupcakes.

En el caso de que tengas la idea de comenzar un negocio de este tipo, a buen seguro que tendrás multitud de preguntas. Si no se tiene experiencia previa, no es sencillo conocer los trámites legales, las necesidades en equipamiento o los requisitos que debe cumplir el local elegido.

Algo más claro se suele tener la orientación que se le quiere dar al negocio. Entre la tradición y la modernidad hay muchos espacios, por lo que es buena idea estudiar la competencia existente, el tipo de dulce que venden y los potenciales clientes que vamos a tener.

Para todo esto, como ocurre con todo tipo de empresa, en necesario elaborar un plan de negocio completo. Hay que incluir todos los aspectos, desde la inversión inicial, el tipo de local que se busca, la estructura de los recursos humanos y los pasos para iniciar la actividad.

 

¿Qué se necesita para abrir una pastelería en España?

Una pastelería necesita una inversión inicial mayor de lo que podría pensarse. Aparte de los impuestos y tasas a pagar para poder comenzar, hay que desembolsar una buena cantidad en los equipos que se van a usar para preparar los productos.

Además, el local elegido, a menos que esté ya habilitado, va a necesitar una serie de reformas para que se adapte a las normativas de seguridad e higiene alimentaria. Lo mejor es consultar a algún asesor que explique las condiciones que el local ha de reunir, como salida de humo o la instalación eléctrica.

No se puede dejar de lado la necesidad de permisos y licencias concedidos por la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento correspondiente. Muchos de estos últimos ponen a disposición de los emprendedores asesorías gratuitas para informar de los requisitos previos a abrir el negocio.

Una vez se tenga todo lo anterior solucionado, hay que seleccionar una serie de recetas que serán la carta de presentación de cara al cliente. Como comentábamos, la repostería tradicional nunca ha perdido su vigencia, pero hoy existe una gran variedad de productos nuevos que pueden marcar la diferencia con la competencia.

Relacionado con esto, es importante elegir unos proveedores que ofrezcan ingredientes de calidad. Al final, se debe crear una relación con los proveedores que acabe beneficiando a ambas partes.

Requisitos

Los requisitos legales se han simplificado bastante en los últimos años. Como señalábamos, puede ser buena idea acudir primero a alguna de las asesorías gratuitas que ofrecen los organismos públicos. Allí van a dar la información actualizada y basada en los requisitos que cada ayuntamiento solicita.

Antes de nada, el emprendedor debe darse de alta como empresa, tomando la forma jurídica que más le interese. Dependiendo de las circunstancias, las más comunes son la unipersonal o la sociedad limitada.

Por otra parte, es muy probable que el local necesite algún tipo de reforma o, al menos, los permisos necesarios para funcionar como pastelería. En el primer caso, hay que sacar una licencia de obras, emitida por el Ayuntamiento. En algunos de ellos, además, es necesario solicitar una licencia de actividad antes de comenzar.

En los aspectos más técnicos, en el caso de tener que hacer reformas eléctricas, se debe recurrir a un instalador homologado que emita un Certificado (BIE) declarando que todo es correcto. Lo mismo se exige si hay que instalar hornos de gas.

En cuanto al personal, todos deben realizar el Curso de Manipulador de Alimentos y aprobar el examen que da derecho a obtener el certificado asociado.

Consejos: Localización

Como clientes, sabemos la importancia que tiene la localización a la hora de elegir entrar en una pastelería o en otra. Por eso, como empresario, es vital investigar en qué zona de la localidad es mejor abrir el negocio. Se debe comprobar la demografía, la competencia y el tipo de cliente que puede existir. Una zona de paseo puede ser una buena idea, ya que muchos pueden querer comprar dulces al volver a casa.

Consejos: Equipamiento

A la hora de abrir el local, no solo vas a necesitar un mostrador y una decoración atractiva. Una pastelería necesita un equipamiento considerable y tiene que ir acompañado con salidas de humos y otros requisitos estructurales.

Entre esos aparatos, se encuentra el horno convencional o el convector, la amasadora, la batidora, la laminadora de hojaldre, el templador de chocolate, la inyectadora o la cámara de fermentación controlada.

Consejos: Oferta y calidad

¿Tradicional, moderna, especializada…? Es una de las grandes cuestiones a la hora de abrir la pastelería. Es conveniente estudiar qué competencia tienes en la zona y qué tipos de clientes puedes captar. De este modo, podrás crear una oferta diferente.

Consejos: Innovar

Aparte de los dulces, tartas u otros productos típicos de las pastelería, es muy común que algunas tengan unas pocas mesas en las que servir café o té. Otra idea, que está teniendo éxito, es ofrecer alguna línea de productos para celíacos, veganos o vegetarianos. Se trata de una manera de ampliar la clientela potencial y, además, ocupar un nicho de mercado en ocasiones poco atendido.

Valora este artículo:
Valorar con 1 estrella Valorar con 2 estrellas Valorar con 3 estrellas Valorar con 4 estrellas Valorar con 5 estrellas