Normativa Alérgenos

Cómo montar un restaurante paso a paso

BLOG DE MANIPULADOR DE ALIMENTOS Cómo montar un restaurante paso a paso 11 de diciembre de 2017
 

En nuestro país, ha sido muy común abrir un bar o un restaurante como solución a las situaciones de desempleo. A esos casos, hay que unirles el de los emprendedores que quieren hacerlo por vocación o, simplemente, porque piensan que va a ser muy rentable.

Sin embargo, abrir un negocio de este tipo dista mucho de ser fácil. O, más bien, no basta con tener la idea para que sea rentable. Un restaurante es un tipo de negocio muy exigente, con un horario sacrificado y con una gran competencia en precios, calidad y en tipos de comida.

Para empezar, hay que tener muy clara la idea que perseguimos. Existen muchos tipos de restaurantes, desde los temáticos hasta los de cocina moderna, pasando por los familiares o los que ofrecen un menú más tradicional. Es algo que solo el emprendedor debe decidir, pero siempre es conveniente tener en cuenta la competencia para no saturar demasiado el mercado.

Una buena ayuda, y que debería ser ineludible para cualquier tipo de nueva empresa, es elaborar un plan de negocio, como mínimo con previsiones a un año. Así, tendrás un punto de partida sobre la inversión necesaria, los requisitos legales y técnicos y la estrategia para que sea un éxito.

 

¿Qué se necesita para abrir una bar de tapas en España?

Como información previa, el coste medio para abrir un restaurante en España alcanza los 20.000€. Evidentemente, la cifra puede variar hacia arriba o hacia abajo, pero es una cantidad bastante usual para los que comienzan.

Lo primero que se necesita, aparte del dinero inicial, es tener muy clara la idea de los que quieres en la cabeza. No es suficiente con tener claro que quieres abrir un restaurante, por ejemplo, de comida americana. También hay que pensar y prever cómo conseguir que sea rentable.

Un buen modo de ir cogiendo ideas es analizar a la competencia. Visitar los establecimientos cercanos, fijarse en sus puntos positivos y en los negativos, es una buena manera de organizar tus propias ideas. Además, es conveniente conocer los menús que ofrecen y, así, poder crear tu propia carta para distinguirte de ellos.

En este tipo de negocios la manera más habitual de establecer un hecho diferencial es la cocina. Sin embargo, la elección debe tener en cuenta el tipo de público que se puede captar en el barrio o localidad.

Por otra parte, no se debe caer en el error de contratar mano de obra sin experiencia solo porque sea más económico. Aparte de la comida, si algo queda en la mente de los clientes, es el trato y profesionalidad de los trabajadores del restaurante. Vale la pena pagar algo más a cambio de experiencia y saber hacer. Y eso es valido tanto para los camareros, como para los cocineros. Además, es un factor que favorece la fidelización, con el consiguiente ahorro en gastos de captación de clientes.

Sin duda, elegir un local y comprar el equipo y el mobiliario serán dos grandes quebraderos de cabeza. En el primer aspecto, se puede optar por el alquiler o por la compra. Ambas posibilidades presentan pros y contras, así que es un decisión que tiene que ser muy meditada.

En cuanto al equipo y el mobiliario, si el presupuesto inicial no es muy holgado, existen ofertas interesantes de segunda mano. Va a depender, también, de la idea de restaurante que tengas en mente, pero siempre hay que procurar que la imagen sea la mejor posible.

Requisitos

En el caso de que el local elegido no esté habilitado para funcionar como restaurante, vamos a tener que realizar algunas reformas para que cumpla con los requisitos de seguridad e higiene alimentaria.

De manera general, ya que pueden haber diferencias según la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento, los requisitos exigidos para abrir un restaurante son los siguientes:

  • Licencia de actividad en regla.
  • Adopción e instalación de medidas de seguridad.
  • Salida de humos reglamentaria.
  • Estar al día en el cumplimiento de la normativa en materia sanitaria y de higiene.
  • Estar al día en la normativa de accesibilidad para personas de movilidad reducida.
  • Cumplimiento de la ley de prevención de riesgos laborales.
  • Otros factores como puede ser el pago de un canon por el hilo musical.

Consejos: Local y localización

Una buena ubicación es una ventaja evidente para cualquier restaurante, por lo que no se debe tomar a la ligera. Lo mejor sería encontrar un local situado en alguna zona transitada y, si es posible, cercana a algún lugar de interés. Este puede ser un cine, un museo o, también, un centro de trabajo que asegure un número de clientes cada día.

Consulta si existen restricciones en materia de ordenanzas municipales que puedan afectarte como el horario para los camiones de mercancía o los horarios de apertura nocturna.

Consejos: La Carta

Lo más importante en el restaurante es, obviamente, la comida. El menú marca la diferencia entre que el cliente entre o no lo haga, así que el contenido debe cuidarse al máximo.

No es sencillo elegir los platos que se van a ofrecer en el menú. Tiene que ser comida que no sea la misma que en todas partes, aunque guste, pero que no resulte minoritaria. Si está muy bien, pero solo atrae a una minoría, el negocio no va a triunfar.

Hoy en día, además, es importante tener algunos platos para los que padecen restricciones alimentarias y para veganos o vegetarianos.

Consejos: Buenas opiniones

Dar a conocer el local y realizar buenas campañas de marketing es muy importante pero, en la actualidad, es mucho más importante mantener una buena reputación en internet.

El restaurante debe tener su propia página web, además de aparecer en redes sociales y plataformas de opinión. Está claro que no se puede obligar al cliente a emitir opiniones positivas pero, si indica que está contento, siempre se le puede pedir amablemente que lo refleje en Internet por medio de una reseña.

Valora este artículo:
Valorar con 1 estrella Valorar con 2 estrellas Valorar con 3 estrellas Valorar con 4 estrellas Valorar con 5 estrellas