Normativa Alérgenos

Cómo montar una frutería paso a paso

BLOG DE MANIPULADOR DE ALIMENTOS Cómo montar una frutería paso a paso 17 de diciembre de 2017
 

Uno de los negocios más en boga en los últimos tiempos son las fruterías. Este tipo de tiendas, que también ofrecen verduras, son aquellas que venden al por menor toda clase de frutas, verduras, hortaliza, tubérculos, setas y otros alimentos similares. Hay que tener en cuenta que la actividad de frutería-verdulería debe ser la única que se desarrolle en el establecimiento, ya que no se permite, por ejemplo, vender otro tipo de alimentos en ellos.

Posiblemente, una de las razones para decantarse por abrir una frutería es que no requiere experiencia previa en el ramo ni una formación especializada. Esto no significa que no sea un valor añadido, pero no es un punto imprescindible.

A pesar de esto, emprender con un negocio de este tipo requiere una inversión inicial importante. No se trata solo del local y de una furgoneta para llevar el género, sino que es muy probable que haya que hacer reformas para adecuar la tienda a la normativa y, por supuesto, hay que invertir en sistemas frigoríficos y otros materiales.

En el aspecto positivo, parece que la preocupación actual por la vida saludable ha hecho que el consumidor aumente la compra de frutas y verduras. Otra ventaja es que, frente a otro tipo de artículos, la mayoría de la gente asocia una mayor calidad a las tiendas pequeñas y prefieren hacer su compra en ellas que en las grandes superficies.

Antes de empezar, hay muchos aspectos a tener en cuenta, tanto en el ámbito legal, como en el empresarial.

 

¿Qué se necesita para abrir una frutería en España?

Como ocurre en todo tipo de empresa, el que quiera embarcarse en la apertura de una frutería debería empezar por lo más fundamental: preparar un plan de negocio para saber los costes, la estimación de la demanda, los requisitos y otros aspectos relacionados.

Algunos de los costes en los que se va a incurrir antes de poder empezar a funcionar son las tasas de constitución de la empresa. Hay que plantearse, o consultarlo con un experto, que tipo nos conviene más. La mayoría de los que abren fruterías constituyen una Sociedad Civil Particular o una Sociedad Limitada. Sea cual sea la que se elija, hay que tener claro el tanto por ciento de impuestos que corresponde pagar.

Elegir un buen local, alquilado o comprado, puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. El alquiler puede ser una buena opción si no se cuenta con una base económica desahogada pero, en cualquier caso, no se puede olvidar que se van a tener que realizar obras para acondicionar el sitio.

El acondicionamiento incluye la compra de mobiliario para despachar y colocar la mercancía. También, y será un gasto considerable, alguna cámara frigorífica.

Una vez esté todo esto solucionado, llega el momento de realizar la inversión inicial en género. La elección de un buen proveedor va a ser, indudablemente, uno de los puntos más importantes para que la tienda sea rentable.

Requisitos

El primer paso para averiguar los requisitos legales para la apertura es acudir al ayuntamiento de la localidad. Allí se puede comprobar si el local que quieres utilizar está habilitado para la actividad comercial.

Otro requisito a completar es seguir un curso de manipulador de alimentos y realizar el examen que otorga el certificado correspondiente. Para poder manejar la fruta y la verdura, este certificado es un requisito imprescindible. No olvides que, si vas a tener empleados, estos también deben tener dicho carnet.

Aunque los plazos se han reducido mucho en los últimos años, el ayuntamiento también te explicará cómo conseguir la licencia de actividad o apertura de la tienda de manera más rápida. En el caso de que el local necesite reformas, se deberá solicitar la licencia de obras en la misma institución.

Aparte de todo eso, cuando se calcule el presupuesto inicial y los plazos ha que tener en cuenta aspectos como la instalación eléctrica. Todo cambio relacionado con ese tema debe ser realizado por un electricista autorizado por la comunidad autónoma. El profesional hará entrega del BIE (Boletín de Instalación Eléctrica) ante la administración autonómica dando validez a la instalación.

El alta como empresa, como se comentaba anteriormente, es fundamental para abrir el establecimiento. Lo mejor es consultar a un gestor que explique las opciones existentes para hacerlo. Muchos ayuntamiento ofrecen asesoramiento gratuito sobre estas altas.

Consejos: Localización

Es una de las grandes interrogantes que vas a afrontar: ¿dónde abrir la frutería? Lo mejor sería encontrar un local en alguna calle concurrida, preferiblemente en la que haya otras tiendas de alimentación para aprovechar que la gente ya compra por la zona.

Consejos: Organización del establecimiento

Piensa el tipo de organización de la mercancía que a ti, como cliente, te resulta más cómoda y atractiva. El mobiliario no debe estorbar el paso de los clientes. Recuerda, también, que, en este tipo de tiendas, a los compradores les gusta tener cerca la fruta y la verdura. Por otra parte, nunca se debe descuidar la limpieza de la tienda, así como el orden en ella. Por mucha mercancía que ofrezcas, a nadie le gusta que parezca desordenada y descuidada.

Consejos: Proveedor de calidad

El producto que vayas a ofrecer tiene que ser de la mejor calidad posible. Es posible que, al principio, debas realizar una política de precios algo agresiva, pero no debe basarse en una bajada de calidad. Los clientes van a notar si la fruta y verdura es buena o mediocre y van a reaccionar en consecuencia.

Consejos: Trato a los clientes

Es obvio que el trato al cliente debe ser amable, considerado y, a la vez, cercano. Pero, en este aspecto, una gran estrategia es esforzarse a conocer los gustos de cada uno y personalizar el tratamiento comercial. Ofrecer su fruta favorita o conocer si la prefiera madura o más verde puede fidelizar al comprador.

Consejos: Diferénciate de la competencia

Puede no resultar sencillo, especialmente si no se posee experiencia comercial, pero es muy importante marcar diferencias con la competencia. Puede lograrse ofreciendo algún tipo de artículo exótico o novedoso, algo de agricultura ecológica o, si es posible, organizar entregas a domicilio. Toda estrategia que te haga destacar es positiva. Solo hay que echarle imaginación.